Piensa en cómo ha cambiado tu manera de viajar. Antes ibas a una agencia de viajes y buscabas planes y ofertas para tus vacaciones. Hoy lees opiniones de otros viajeros en internet y seleccionas en base a ellas tu destino. Seguro que si has salido a cenar a un sitio especial lo buscaste en alguna página de recomendaciones y opiniones. Por ello queremos destacar que las opiniones, valoraciones y testimonios de clientes son importantes para tu negocio. Pero recuerda que tus usuarios no son tontos. Debes intentar transmitir confianza y transparencia. No mientas a tus clientes, aporta pruebas. Para demostrar que eres bueno en lo que haces ya tienes el blog. Es la prueba de que sabes de lo que hablas.

En los testimonios es muy importante demostrar que son: auténticos, convincentes y concretos.

Para conseguir credibilidad, un testimonio debe incluir una fotografía real del cliente, nos valdría también poner un enlace a su web o perfil en redes sociales, añade el nombre y el apellido de la persona, no su cargo, puedes ponerlo, pero no te olvides de añadir su nombre real. Sin una de estas cosas, pondrás en duda la veracidad de la opinión.

Para que sean convincentes, comparte aquellos que están escritos con sinceridad, sin adornos ni exageraciones. Busca testimonios concretos, que en pocas líneas resuman la calidad de tu trabajo. Si es muy largo, nadie se lo va a leer. No vale de nada que digan que tu producto o servicio es genial, sino por qué lo es.

Algunas posibles preguntas para que tus clientes te respondan: ¿En qué consistió el trabajo?¿Qué es lo que más valoras de nuestro servicio?,¿Te ayudamos a mejorar la posición de tu negocio? ¿Cómo?¿Recomendarías mis servicios?¿Por qué?

En resumen, las opiniones deben contar con:

  1. Información real del cliente. Con nombre, apellidos, página web (o enlace a redes sociales) y si puedes, una foto o al menos la imagen de la empresa.

  2. Problemas que solucionaste. Si el cliente cuenta cómo le ayudaste, el usuario se sentirá identificado y entenderá lo que puedes hacer por él.

  3. Intenta que el cliente te vea como una inversión, no como un gasto.

  4. Lenguaje natural y cercano. Para dar naturalidad al comentario.

  5. Los más relevantes al principio. Si has conseguido un testimonio de una empresa importante, ponlo de primero.

  6. Cuida el diseño de los comentarios. Dale un acabado limpio y prioriza una buena legibilidad.

Nuestros consejos para animar a tus clientes a que te recomienden:

  1. Aprovecha cuando el trabajo está reciente.

  2. Pónselo fácil. Envíale un email personalizado con las preguntas que te indicaba antes y explicándole lo mucho que te ayudaría.

  3. Demuestra cariño y respeto al cliente. Dile que solo pides testimonios sobre los proyectos que estás más orgulloso (cosa que deberías hacer) y a los clientes más relevantes seguro que se sentirá halagado y estará más dispuesto a ayudarte.

  4. Enlace saliente. Siempre puedes jugar la carta de la visibilidad, si tu web tiene visitas puede que algunas de ellas lleguen a la web del cliente a través de los enlaces de los testimonios.

  5. Explica al cliente que vas a publicar su opinión.

Esperamos ayudarte a darle la importancia que se merece a los testimonios de tus clientes en tu sitio web. Añádelos a tu sitio web y consigue más conversiones. Recuerda, han de ser auténticos, convincentes y concretos.