Simplemente es conseguir que sea el usuario el que te encuentre a ti en lugar de ir a buscarle.

Vale, esto en la teoría es muy fácil de entender pero en la práctica es algo que no se consigue de un día para otro, sino que se trata de conocer a tu consumidor y entenderlo hasta el punto de conocer sus necesidades para así poder darle justamente el contenido que le conviene o el que está buscando en cada momento.

Vamos a partir de un ejemplo muy simple para que lo entiendas. Imagínate que eres propietaria de una tienda online de ropa de tallas grandes, y sabes que muchas de las personas que te compran online, son personas que no consiguen encontrar prendas de sus tallas en tiendas convencionales. Conoces perfectamente a tu buyer person o cliente ideal, pues en este caso concreto, para captar su atención, lo que puedes hacer es centrarte en tu producto, nadie mejor que tú conoce qué prendas les van a favorecen más, por qué elegir un tipo de largo u otro, por qué deben aumentar en su armario las prendas de un determinado color para que se vean más favorecidos… Todo este tipo de información son “trucos” que seguramente estas personas busquen continuamente en internet. Si consigues publicar contenido de ese tipo relevante e interesante, y no te limitas a copiar y pegar, conseguirás llegar a posibles clientes de tu tienda online, y es muy probable que aumenten tus visitas y con ellas, tus ventas.

Como ves, aplicarlo a tu sitio web es muy fácil, simplemente empieza creando un blog y vete completándolo con información interesante para ellos, y no desesperes, te decimos desde ya que no va a ser cosa de un día o una semana, para atraer a tus clientes, necesitas hacer un ejercicio de perseverancia. Esto es una carrera de larga distancia, cuanta más información cualificada les ofrezcas más atraerás a tus posibles clientes.

¿Y qué pasa si lo que vendo no son productos sino servicios? Pues lo mismo. Hoy en día puedes vender cualquier producto o servicio en internet desde tu sitio web. Si tienes una asesoría, y ves que hay temas sobre los que tus clientes te preguntan una y otra vez, esos temas y no otros son los que debes tratar en tu blog. Eres profesional, nadie mejor que tú para explicarle a tus actuales clientes y futuros algo complejo, además, seguramente en tu día a día ya lo hayas hecho, simplemente, tómate la molestia de ponerlo por escrito y ofrecérselo a tus potenciales clientes. Puedes darle difusión en tus redes sociales y verás cómo los temas más consultados y comentados son esos temas que tratas a diario.

Y sí, si tienes un taller mecánico también debes crear contenido interesante para tus clientes, nadie mejor que tú conoce tus productos. Pongamos por ejemplo la web de Ruy Henríquez. No se limita a vender sus servicios, sino que ha creado un blog donde muestran temas y contenidos relevantes de interés para sus potenciales pacientes. Vale ¿y si lo que tienes es una farmacia? Pues en esta web veréis lo bien que se lo han montado en Parafarmacia farmavida, han creado un blog al que han denominado Blog cuídate donde hablan abiertamente de problemas concretos de sus clientes y exponen soluciones reales enfocadas en sus productos como parte activa para eliminarlos.

Vale, te has quedado sin excusas ¿A qué estás esperando?¡Empieza ya a crear contenido relevante para tus clientes!

No te pierdas el webinar de esta semana vamos a enseñarte a ponerlo en práctica. ¡Te esperamos el próximo jueves a las 11:00 h!