Sal del cascarón. Atrévete a salir de tu zona de confort y prueba nuestros tips para generar conversiones en tu sitio web.

Espera, ¿qué es una conversión?

Una conversión es una acción realizada por el usuario que logra un objetivo comercial. Si tu sitio web vende cosas, una conversión sería una venta. Si recopila información de usuarios para lograr sus objetivos comerciales, como agregar clientes potenciales, sería un envío de formulario. Las conversiones también pueden ser inscripciones a boletines o incluso visitas en una página que contiene información importante que los usuarios necesitan leer. Necesitas alguna acción tangible para medir el éxito de tu sitio web, y esa, es su conversión.

¿Y eso del ratio de conversión?

Es un métrica que nos indica el porcentaje de usuarios que realizan alguna acción en nuestro sitio web. Se calcula dividiendo el número de conversiones / el número de visitas. Ratio de Conversión = (Número de conversiones x 100%) / (Número de visitas)

Tips para aumentarlo

1. Identifica a tu público objetivo

¿Quién es la buyer persona? Ese cliente ideal que todos queremos. Conocer a quién te diriges te ayudará a transmitir mejor tu propuesta de valor. Sobre todo en negocios online, donde la venta ocurre sin la compañía física de un vendedor. Cuanto más claro tengamos cuáles son sus necesidades, mejor podremos satisfacerlas.

2. Identifica tu propuesta de valor

Es el objetivo principal de tu sitio web. Puede ser una descripción de los beneficios, testimonios de clientes o una explicación sobre lo que hace tu producto por el usuario. Un sitio web no se limita a una propuesta de valor, es bueno tener varias. (Tip: ¡el título de la página debería ser una propuesta de valor!) El usuario debe determinar rápidamente por qué tu producto será útil para resolver su problema. Una vez que se identifique el valor de tu producto, debes indicarle al usuario que convierta con una llamada a la acción (CTA).

Tips para las propuestas de valor… ¿cómo debo hacerlas?

Para hacer una propuesta de valor ten en cuenta que no estás vendiendo un producto, sino una solución. Las propuestas de valor empiezan con el problema de tu usuario y se centran en eso. A los usuarios no les importa la historia de tu empresa o cuántos premios has ganado, les importa si tu producto resolverá su problema. Si no perciben que puede hacer eso, se irán y se dirigirán a la competencia.

Párate y dale la importancia que se merecen a los titulares. Por ejemplo, vamos a partir de este titular: Consigue tu título en enfermería. Estamos vendiendo el producto (un título en enfermería), no el beneficio. Esto no le muestra al usuario que entendemos su problema y no hace nada para encaminarlo hacia nuestro programa. Compáralo con este otro titular: ¿Atascado en una rutina profesional? ¡Prepárate para una nueva carrera en enfermería en solo 18 meses! En este caso, empezamos con el problema del usuario. Llamando su atención. Entonces, pasamos al beneficio: un cambio rápido. No se pierde el tiempo hablando del producto; lo guardamos para el texto de debajo. El titular se centra en el usuario.

Si el titular es la propuesta de valor principal (como debería ser), asegúrate de que el titular es el punto focal de tu diseño. Una vez que la propuesta de valor se ha definido y destacado claramente, es hora de centrarse en la llamada a la acción.

3. La llamada a la acción

Call to Action o CTA le dice al usuario qué debe hacer para resolver su problema. La mayoría de los botones y enlaces deben ser llamadas a la acción. Los usuarios no deberían tener que rebuscar para descubrir cuál es el siguiente paso: debería ser fácil de detectar y claro en su intención. Además, la facilidad de acceso es un factor muy importante. Simplemente reemplazar un botón Solicitar información, que lleve a una sección de formulario, por un formulario real en cada página aumentará la tasa de conversión. Cada sección de tu sitio web debe contener un claro CTA.

¿Cómo creo una buena llamada a la acción?

Cuando hagas una llamada a la acción, no seas tímido. Los botones o formularios deben estar bien visibles y el lenguaje debe ser claro. Una llamada a la acción debe ser una de las primeras cosas que el usuario ve en la página. Tener el siguiente paso justo delante del usuario aumenta las posibilidades de conversión.

Otro elemento importante son los títulos. Los encabezados de los formularios deben pedir al usuario que haga algo. Una cosa es etiquetar un formulario “Solicitar información”; otra es pedirles que “Soliciten información ahora”. Simplemente agregando palabras de acción, como “ahora” u “hoy”, puede cambiar una descripción en una acción imperativa y mejorar las tasas de conversión.

Con los botones de enviar, aprovecha la oportunidad para comunicar valor. Lo peor que puedes poner en un botón de envío es la palabra “Enviar”. Descubrimos que el cambio de esta palabra del botón por “Solicitar información” era una mejora significativa. Piensa en la dirección implícita de la interacción. “Enviar” implica que el usuario nos está dando algo; “Solicitar información” implica que le estamos dando algo a cambio. El usuario ya está preocupado por darte sus datos; dile que está obteniendo algo a cambio.

Estudios demuestran que escribir un texto del botón en primera persona, por ejemplo, “Crear mi cuenta” en lugar de “Crear su cuenta”, aumenta las conversiones.

4. Simplifica el proceso de decisión de tus clientes

Si tu medida de éxito es el número de visitantes que rellenan un formulario solicitando una consulta, si quieres duplicar tu ratio de conversión incluye el formulario en cada sección de tu sitio web en lugar de tener un enlace que redireccione a otra página con el mismo formulario.

5. Mejorar tus ofertas. Utiliza la psicología del precio.

Por ejemplo, se compra antes un producto con precio más alto con un descuento, que uno con precio bajo en el que no se incluya ningún tipo de promoción. ¿Por qué? Por la oportunidad, por la sensación de saber que te estás beneficiando de una oferta que otros se perderán.

Te ayudará generar sensación de urgencia. El miedo a perderse ese chollo o esa oferta especial, hace que aunque la persona no esté segura de la compra, se decida a comprar. Se puede hacer de muchas maneras:

  • Añadiendo el número de unidades disponibles.
  • Ofertas especiales de lanzamiento: no se sabe si volverán a darse.

Esta técnica es tan antigua como el propio arte de vender y sigue funcionando igual de bien.

6. Mejora el diseño de tu sitio web

Una imagen vale más que mil palabras. La primera impresión, es el principio de tu propuesta de valor. Si tienes un sitio web bien diseñado, tus visitantes lo apreciarán y estarán más abiertos a consumir su contenido.

7. Enriquece tu discurso de venta

Los especialistas en marketing han comprobado que las palabras son las que venden. Tus textos son decisivos a la hora de incitar a la acción; por eso, te enseñamos algunas reglas para mejorarlos:

  • Utiliza verbos de acción: olvídate de: inigualable, increíble, fabuloso… Los adjetivos guárdalos para la teletienda. Las palabras que más movilizan son los verbos: haz, descarga, compra…
  • Céntrate en los beneficios: no cuentes lo que te encanta de tu producto o servicio, explica lo que el cliente necesita y quiere saber. Vuelve al punto 2.
  • Utiliza el storytelling: cuenta una historia en la que puedas transmitir de forma clara lo que le preocupa a tu cliente y cómo ha cambiado su vida después de comprar tu producto o servicio.
  • CTA: las llamadas a la acción son muy importantes. Haz que destaquen sobre el resto de la página, la vista del usuario debe dirigirse siempre a ellas (vuelve al punto 3).

8. Comparte casos de éxito

El mayor desafío de las empresas en Internet a día de hoy es generar credibilidad. Mostrando casos de éxito enseñarás que hay otras personas como ellos que se han beneficiado de tus servicios. Cuantos más testimonios de clientes satisfechos publiques, mejores resultados obtendrás.

9. Apartado FAQ

Si acabas de empezar y todavía no dispones de comentarios de clientes, añade un apartado de FAQ en tu sitio web. El motivo más usual por el que alguien no compra es quedarse con una duda.

10. Crea una Landing page y compártela.

Si hablamos de conversión, las landing page tiene que salir por algún lado. Estas páginas están diseñadas para conseguir que el usuario haga lo que nosotros queramos. En tu sitio web, dispones de secciones de tipo landing para facilitarte la creación de la tuya. No te olvides luego de compartirla, por ejemplo, en tus redes sociales.

11. Tu información de contacto debe estar siempre bien visible

Tanto en tu home como en el resto de páginas de tu sitio web, debes poner tu número de teléfono y una dirección. Para el usuario, ver esa información le tranquiliza porque sabe que si tiene algún problema podrá ponerse en contacto con alguien. Puedes añadir tu información de contacto en la cabecera y el pié de página.

Terminamos dándote unos trucos rapiditos para aumentar tu tasa de conversión.

  • Optimiza tu sitio web para móviles: esto ya lo tienes. Tu sitio web ya está optimizado para verse estupendo en cualquier pantalla por muy pequeña que sea.
  • Dale muchísima importancia al above in the fold. Es la parte de la pantalla que ves al llegar a un sitio web. Su importancia se debe a que es la zona de mayor conversión. Es la que todos los usuarios ven sí o sí.
  • Guía la mirada del usuario. Incluye flechas o fotos que lleven la mirada del usuario a tu llamada a la acción.
  • Cuantas más formas de pago ofrezcas, mejor. No, no todo el mundo usa PayPal y ofrecer más formas de pago genera confianza.
  • Utiliza imágenes de personas. Generarás mayor conexión emocional y se transmite más confianza.
  • Tests A/B. Prueba, prueba y vuelve a probar. No tengas miedo a equivocarte. Combina distintas CTA, colores y textos para ver cuáles son los que mejor funcionan. Las pruebas A / B son ideales y te permitirán probar cambios frente a la solución anterior.
  • No desesperes. Como ya te hemos explicado con el SEO, y siempre te insistimos, mejorar la conversión de tu sitio web no es cosa de una tarde, sino que se trata de una tarea que debes realizar diariamente.

En conclusión, cada consejo que te hemos dado te ayudará a mejorar tu ratio de conversión web y aumentar la rentabilidad de tu negocio.