Básicamente, porque tus imágenes contienen metadatos o datos EXIF que nuestro panel elimina por tu seguridad cuando subes cualquier imagen.

Si le ocurre esto a tus imágenes, deberías eliminar los datos EXIF de tus imágenes, y después voltear, guardar y subir tus fotografías.

Vamos a explicártelo con más detenimiento.

Siempre que hacemos una fotografía, se incluye cierta información oculta dentro de la misma. La imagen recoge metadatos. Cuando compartimos estas imágenes en una web o en redes sociales, esa información también se comparte.

¿Qué son los metadatos exactamente?

Son los datos EXIF de una imagen. Una recopilación de información técnica de una imagen como:

  • Marca y modelo de la cámara.
  • Fecha y hora.
  • Tipo de compresión, resolución y profundidad en bits de la imagen.
  • Apertura máxima, intensidad del flash, Velocidad ISO y tiempo de exposición.
  • Origen de la imagen, autor, Copyright.

Parece información inofensiva, pero algunos dispositivos permiten añadir información. Si tomamos una foto con la cámara del móvil con el servicio de ubicación o GPS activado y la subimos a Facebook o Instagram, la imagen recoge nuestra geolocalización, y cualquiera podría analizar los metadatos e identificar la ciudad y la casa en donde vivimos. Esto ya no suena tan bien, ¿verdad?

La NSA americana confensó que utilizan metadatos como fuente de información e identificación de personas, algo que debería sin duda hacernos reflexionar sobre hasta dónde llega nuestra privacidad. Pero vayamos a lo que importa:

Cómo eliminar los metadatos de una foto

Lo más eficaz es utilizar una página como esta para consultar y eliminar los datos Exif de cualquier fotografía sin descargar ningún programa: Eliminar datos Exif.